Myriam De Magdala: De la penunmbra a la luz

 

 

«No desespereis, vosotros que soleis pecar, sino que, segun mi ejemplo, restaurad vuestra relacion con Dios»

En la Basilica de Vezelay, Francia, sitio que en la Edad Media fuera lugar de peregrinaje dedicado a Maria Magdalena por que se presume se encuentra sepulatada la «disipulo que entendio el mensaje de Jesus» encontramos las siguientes palabras:

«Bendita Maria Magdalena,

tu, que fuiste redimida de siete demonios,

ora por nosotros a Jesus, el Señor, para que nos libere

de los que nos tiene encadenados, lejos de el,

la fuente de amor y perdon.

Tu que elegistela mejor parte

escuchando la palabra de Dios,

ora por nosotros al Señor Jesus

para que su palabra nos libere de mentiras y tinieblas.

Tu que fuiste elegida para ser la primera testigo

de Jesucristo, liberado de las cadenas de la muerte,

ora por nosotros a Jesus, el Señor, para que vivamos en abundancia

mediante la comunion

del Padre, del Hijo y del Espiritu Santo.»

Mucho se ha dicho sobre Myriam de Magdala a lo largo de un poquito mas de dos mil años de historia del Cristianismo. Fue conocida como la pecadora arrepentida, la adultera, la prostituta penitente de largos cabellos y lagrimas eternas, la joven que «elegio lamejor parte» de Jesus, la mujer del frasco de alabastro que ungio al Maestro en Betania, a la que se le perdonaron sus muchos pecados porque mostro mucho amor, un amor tan inmenso que la hizo seguir a Jesus en cada uno de sus pasos, un amor que la hizo acompañarlo al pie de la Cruz cuando todos huyeron y la primera entre todos en ver a Jesus resucitado, resurreccion que anuncia un Angel a Maria Magdalena, quien sin miedo anuncio sin miedo que Jesus estaba vivo. La figura de Myriam de Magdala se pierde de vista entre todas las mujeres y su genuina importancia queda quizas diluida y confundida.

¿Quien fue Myriam de Magdala?

Maria Magdalena tiene que ser enfocada atraves del testimonio biblico y los textos gnosticos encontrados en e desierto de Egipto en donde se muestra que fue la discipula que siguio a Jesus el Mesias en pie de igualdad con Pedro, Juan y los otros. Maria Magdalena fue la apostol enviada para anunciar a los apostoles que EL AMOR ES MAS FUERTE QUE LA MUERTE.

Muy poco se sabe de la procedencia de Miryam de Magdala. Gracias a las excavaciones recientes de Migdal y a los escritos de Flavio Josefo y otros testimonios tomados de textos de la antiguedad se puede deducir que Maria Magdalena crecio como judia en una ciudad en la cual habia penetrado la cultura helenistica y que debe haber tenido familiaridad con personas de diferentes nacionalidades y costumbres. Myriam habia sido testigo de las grandes diferencias entre ricos y pobres, de los terrores provocados porla ocupacion Romana y la resistencia en contra de ella. Todo esto en una ciudad en donde la naturaleza se mostraba en su mejor aspecto: pesca, abundancia, riqueza de agua, una gran variedad de arboles frutales y arbustos y una intensa actividad comercial en donde los transeuntes extranjeros tenian multiples oportunidades. Se dice que la ciudad de Magdala era una ciudad en donde la prostitucion era comun y de ahi quizas venga la mala fama de Myriam «de Magdala».

Myriam de Magdala era hermana de Marta y Lazaro y antes de su conversion, habia llevado una vida muy laxa. Se dice que habia sido prostituta. Era cautiva de los 7 pecados capitales: orgullo, avaricia, glotoneria, lujuria, pereza, envidia e ira. Segun algunas historias, se habia corrompido a causa de sus riquezas y de su hermosura. Segun otras, era la novia en las Bodas de Cana. Su novio Juan, se habia quedado tan impresionado por el milagro hecho por Jesus, de convertir el agua en vino, que abandono a su nueva esposa para seguir a Jesus. Amargamente decepcionada, Myriam se fue a la ciudad de Jerusalem en donde cayo en desgracia.

Pero Jesus cambio eso. Finalmente, ella abandono su vida mundana. Se arrodillo ante el publico, le lavo los pies a Jesus siendo este un gesto de humildad y simbolicamente de sumision al amor de Jesus a quien seguiria en su camino paso a paso. El ungimiento por la muchacha pecadora, Myriam de Magdala, es interpretado como un acto de Dios mismo.

 

«Amas la justicia y odias la iniquidad,

por eso Dios, tu Dios te ha ungido

con oleo de fiesta.» (Sal 45,8)

Myriam de Magdala, «la que ungio al Señor con perfumes y le seco los pies con sus cabellos» (Jn 11,2), se convirtio en una mujer iluminada, pudiendo entablar un dialogo abierto con Jesus de tu a tu. Maria Magdalena tambien fue la portadora del unguento para embalsamar el cuerpo de Jesus y fue ella y no Pedro o algun otro apostol, la primera testigo de la resureccion de Jesus, nuestro Mesias.

“Pasado el sábado, al amanecer del primer día de la semana, fueron María Magdalena y la otra María a ver el sepulcro”. Mt 28
Pero lo más grande de su vida fue el gran regalo de amor que Dios la hizo a ella, como regalo a un amor tan fiel y entregado. La hizo testigo de la resurrección y anunciadora de ésta a sus hermanos en la fe:
“[10] El primer día después del sábado, María Magdalena fue al sepulcro muy temprano, cuando todavía estaba oscuro, y vio que la piedra que cerraba la entrada del sepulcro había sido removida. [2] Fue corriendo en busca de Simón Pedro y del otro discípulo a quien Jesús amaba y les dijo: «Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto.» [11] María se quedaba llorando fuera, junto al sepulcro. Mientras lloraba se inclinó para mirar dentro [12] y vio a dos ángeles vestidos de blanco, sentados donde había estado el cuerpo de Jesús, uno a la cabecera y el otro a los pies. [13] Le dijeron: «Mujer, ¿por qué lloras?» Les respondió: «Porque se han llevado a mi Señor y no sé dónde lo han puesto.»
[14] Dicho esto, se dio vuelta y vio a Jesús allí, de pie, pero no sabía que era Jesús. [15] Jesús le dijo: «Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas?» Ella creyó que era el cuidador del huerto y le contestó: «Señor, si tú lo has llevado, dime dónde lo has puesto y yo me lo llevaré.»
[16] Jesús le dijo: «María». Ella se dio la vuelta y le dijo: «Rabboní», que quiere decir «Maestro». [17] Jesús le dijo: «Suéltame, pues aún no he subido al Padre. Pero vete donde mis hermanos y diles: Subo a mi Padre, que es Padre vuestro; a mi Dios, que es vuestro Dios. »
[18] María Magdalena se fue y dijo a los discípulos: «He visto al Señor y me ha dicho esto. »”. Jn 20,1-18

EVANGELIO DE MARÍA MAGDALENA
(Fragmento griego)
«… lo restante del camino, de la medida justa, del tiempo, del siglo, descanso en silencio». Dicho que hubo esto, María calló, como si el Salvador le hubiera hablado (solamente) hasta aquí. Entonces dice Andrés: «Hermanos, qué os parece de lo dicho? Porque yo, de mi parte, no creo que haya hablado esto el Salvador, pues parecía no estar de acuerdo con su pensamiento». Pedro dice: «¿Pero es que, preguntado el Señor por estas cuestiones, iba a hablar a una mujer ocultamente y en secreto para que todos (la) escucháramos? ¿Acaso iba a querer presentarla como más digna que nosotros?»
[Laguna]
…del Salvador?». Leví dice a Pedro: «Siempre tienes la cólera a tu lado, y ahora mismo discutes con la mujer enfrentándote con ella. Si el Salvador la ha juzgado digna, ¿quién eres tú para despreciarla? De todas maneras, Él, al verla, la ha amado din duda. Avergoncémonos más bien, y, revestidos del hombre perfecto, cumplamos aquello que nos fue mandado. Prediquemos el evangelio sin restringir ni legislar, (sino) como dijo el Salvador». Terminado que hubo Leví estas palabras, se marchó y se puso a predicar el evangelio según María.
Fuente: Los Evangelios Apócrifos, por Aurelio De Santos Otero,
BAC
EVANGELIO DE MARÍA
(Fragmento copto berolinense)
[Faltan las páginas 1-6].

PALABRAS DE JESÚS


La materia y el mundo
7 […] entonces, ¿será destruida o no la materia? El Salvador dijo: «Todas las naturalezas, todas las producciones y todas las criaturas se hallan implicadas entre sí, y se disolverán otra vez en su propia raíz, pues la naturaleza de la materia se disuelve en lo que pertenece únicamente a su naturaleza.Quién tenga oídos para escuchar, que escuche.
La materia y el pecado
Pedro le dijo: «Puesto que nos lo has explicado todo, explícanos también esto: ¿cuál es el pecado del mundo?». El Salvador dijo: «No hay pecado, sin embargo vosotros cometéis pecado cuando practicáis las obras de la naturaleza del adulterio denominada «pecado». Por esto el bien vino entre vosotros, hacia lo que es propio de toda naturaleza, para restaurarla en su raíz».
Prosiguió todavía y dijo: «Por esto enfermáis y morís, puesto que 8 [practicáis lo que os extravía. Que quien pueda comprender] comprenda. [La materia engendró] una pasión carente de la semejanza, puesto que procedió de un acto contra natura. Entonces se produce un trastorno en todo el cuerpo. Por esto os dije: Estad en armonía (con la naturaleza), y si no estáis en armonía, sí que estáis en armonía ante las diversas semejanzas de la naturaleza. Quien tenga oídos para escuchar, que escuche».
Últimos preceptos
Después de decir todo esto, el Bienaventurado se despidió de todos ellos diciendo: «La paz sea con vosotros, que mi paz surja entre vosotros. Vigilad para que nadie os extravíe diciendo: «Helo aquí, belo aquí», pues el hijo del hombre está dentro de vosotros; seguidlo. Los que lo busquen lo hallarán. Id y proclamad el evangelio del reino. No 9 impongáis más preceptos que los que yo he establecido para vosotros, y no deis ninguna ley, como el legislador, para que no seáis atenazados por ella».
Dicho esto, partió.

INTERMEDIO
Ellos, sin embargo, estaban entristecidos y lloraban amargamente diciendo: «¿Cómo iremos hacia los gentiles y predicaremos el evangelio del reino del hijo del hombre? Si no han tenido con él ninguna consideración, ¿cómo la tendrán con nosotros?».
Entonces Mariam se levantó, los saludó a todos y dijo a sus hermanos: «No lloréis y no os entristezcáis; no vaciléis más, pues su gracia descenderá sobre todos vosotros y os protegerá. Antes bien, alabemos su grandeza, pues nos ha preparado y nos ha hecho hombres». Dicho esto, Mariam convirtió sus corazones al bien y comenzaron a comentar las palabras del [Salvador].
10 Pedro dijo: «Mariam, hermana, nosotros sabemos que el Salvador te apreciaba más que a las demás mujeres. Danos cuenta de las palabras del Salvador que recuerdes, que tú conoces y nosotros no, que nosotros no hemos escuchado». Mariam respondió diciendo: «Lo que está escondido para vosotros os lo anunciare». Entonces comenzó el siguiente relato:

PALABRAS DE MARÍA MAGDALENA

Visión de María
«Yo —dijo— vi al Señor en una visión y le dije: «Señor, hoy te he visto en una visión». Él respondió y me dijo: «Bienaventurada eres, pues no te has turbado al Verme, pues allí donde está el Intelecto, allí está el tesoro». Yo le dije: «Señor, ahora, el que ve la visión ¿la ve en alma o en espíritu?». El Salvador respondió y dijo: «No la ve ni en alma ni en espíritu, sino que es el Intelecto que se halla en medio de ellos el que ve la visión, y él es el que […]».
[Laguna: faltan las páginas 11-14].
La ascensión del alma
15 […] a él, y la Concupiscencia dijo: «No te he visto bajar y ahora te veo subir. ¿Por qué mientes, si me perteneces?». El alma respondió diciendo: «Yo te he visto, pero tú no me has visto ni me has reconocido. Por la vestimenta, que era tuya, y no me reconociste». Una vez dicho esto, (el alma) se apartó con gran alegría y seguidamente cayó en manos de la tercera potestad, la llamada Ignorancia. Esta interrogó al alma diciendo: «¿A dónde vas? En maldad estás atenazada; puesto que estás dominada, no juzgues». El alma dijo: «¿Por qué me juzgas tú a mí, si yo no te he juzgado? Yo he sido dominada, pero no he dominado. No he sido reconocida, pero be sabido que el universo está siendo disuelto, tanto en las cosas terrenales 16 como en las cosas celestiales».
Una vez el alma hubo sobrepasado la tercera potestad, continuó ascendiendo y divisó la cuarta potestad, la de siete formas. La primera forma es la tiniebla; la segunda, la concupiscencia; la tercera, la ignorancia; la cuarta, la envidia de muerte; la quinta, el reino de la carne; la sexta, la loca inteligencia de la carne; la séptima, la sabiduría irascible. Estas son las siete potestades de la ira, las cuales preguntan al alma: «¿De dónde vienes, homicida? ¿A dónde vas, dueña del espacio?». El alma respondió diciendo: «Lo que me ata ha sido matado y lo que me atenaza ha sido aniquilado, y mi concupiscencia se ha disipado y mi ignorancia ha perecido. A un mundo he sido precipitada 17 desde un mundo, y a una imagen desde una imagen celestial. La ligadura del olvido dura un instante. En adelante alcanzaré el reposo del tiempo (kairós), del tiempo (chrónos), (el reposo) de la eternidad, en silencio».

EPÍLOGO
«María Magdalena reveladora de Jesús»

Después de decir todo esto, Mariam permaneció en silencio, dado que el Salvador había hablado con ella hasta aquí. Entonces, Andrés habló y dijo a los hermanos: «Decid lo que os parece acerca de lo que ha dicho. Yo, por mi parte, no creo que el Salvador haya dicho estas cosas. Estas doctrinas son bien extrañas». Pedro respondió hablando de los mismos temas y les interrogó acerca del Salvador: «¿Ha hablado con una mujer sin que lo sepamos, y no manifiestamente, de modo que todos debamos volvernos y escucharla? ¿Es que la ha preferido a nosotros. 18 Entonces Mariam se echó a llorar y dijo a Pedro: «Pedro, hermano mío, ¿qué piensas? ¿Supones acaso que yo he reflexionado estas cosas por mí misma o que miento respecto al Salvador?

Entonces Leví habló y dijo a Pedro: «Pedro, siempre fuiste impulsivo. Ahora te veo ejercitándote contra una mujer como si fuera un adversario. Sin embargo, si el Salvador la hizo digna, ¿quién eres tú para rechazarla? Bien cierto es que el Salvador la conoce perfectamente; por esto la amó más que a nosotros. Más bien, pues, avergoncémonos y revistámonos del hombre perfecto, partamos tal como nos lo ordenó y prediquemos el evangelio, sin establecer otro precepto ni otra ley fuera de lo que dijo el Salvador».
Luego que 19 [Leví hubo dicho estas palabras], se pusieron en camino para anunciar y predicar.

Fuente: Textos Gnósticos – Biblioteca Nag Hammadi II, por Antonio Piñero. Editorial Trotta http://www.trotta.es/ Nota: la numeración del fragmento copto corresponde a las páginas del manuscrito

«En un mundo soy liberada de un mundo

y en un modelo de un modelo que esta en el cielo.

Y de la cadena del olvido que es pasajera»

(Evangelio de Maria, 16,21-17,4)

Es muy importante entender el mensaje de Jesus que esta plasmado en el Evangelio de Maria Magdalena. Tambien mediante este evangelio considerado apocrifo por la Iglesia podemos entender mucho mas el rol de discipula que ejercio Myriam y el enfrentamiento que hubo entre Pedro, Andres y Maria Magdalena a la hora de entender el mensaje de Jesus.

Maria Magdalena era una mujer entregada a entender el mensaje del Señor haciendo pocas preguntas pero fundamentales. Ademas de hacer preguntas, Maria Magdalena interpreta el mensaje del Señor. Tiene buenos conocimientos de la Escritura y las palabras de Jesus, e indaga su significado de maner independiente. En la Pistis Sophia, cita a Isaias y los Salmos. Memoriza las palabras de Jesus citando incluso, dichos sapiensales de Jesus en el «Dialogo del Salvador». Ella decia esto como una mujer que entendia todo y su opinion se tenia en gran estima.

En el Evangelio de Felipe, el autor relata que Cristo amaba a Myriam de Magdala mas que a los otros discipulos. Cuando los discipulos le preguntan el porque, el Señor responde:

«¿Porque no los amo como a ella? Si un hombre ciego y uno que ve estan juntos en la oscuridad, no se diferencian uno del otro. Cuando llega la luz, entonces aquel que ve vera la luz, y el ciego permanecera en la oscuridad»

(Evangelio de Felipe 64,1-10)

Maria Magdalena es asi comparada con alguien que «ve». Ella puede ver la luz. En la noche del mundo, no existe diferencia entre los discipulos, pero a la llegada de la luz muestra que si la hay. Estan aquellos que ven y aquellos que son ciegos.

Tambien en el evangelio de Felipe se señala que Myriam de Magdala fue llamada la compañera de Jesus. Junto con Maria, la madre de Jesus y su hermana, ella estaba siempre con el.

«El Salvador amaba a Maria Magdalena mas que a todos los discipulos y solia besarla en la boca»

(Evangelio de Felipe 63,34-35)

No debemos entender «beso» en el sentido sexual, sino en el sentido espiritual. La gracia que intercambian los que se besan, los hace renacer. Esto ya aparece descrito antes en el Evangelio:

«Si los hijos de Adan son numerosos, aunque mueran, cuanto mas los hijos del hombre perfecto, que no muere sino que continuamente nace de nuevo(…) Se nutren de la promesa del lugar celeste. La promesa viene de la boca y se volvio perfecta. Con un beso los perfectos conciben y dan a luz. Debido a esto nos besamos unos a otros. Somos fecundados de la gracia que hallamos los unos en los otros»

(Evangelio de Felipe 58,20-59)

Myriam de Magdala es fecundada por la gracia que hay en Cristo. Acoger su gracia la hace nacer de nuevo.

«La cadena del olvido es pasajera»

(Evangelio de Maria)

«Maria, Maria, reconoceme, no me retengas.

Enjuaga tus lagrimas y sabe que soy tu Maestro (…)

Deja de lado tu tristeza y hazme este servicio:

Se una mensajera para las almas errantes (…)

emplea toda tu habilidad hasta que hayas conducido las ovejas al Pastor.»

«Rabi, Maestro mio, cumplire tus mandamientos,

con la alegria de todo mi corazon.

A el no dare descanso,

ni concedere el sueño a mis ojos,

a mis pies no dare reposo,

hasta no haber reunido

las ovejas en el redil»

Alabada sea Maria porque escucho a su Maestro y cumplio su mandamiento con alegria de corazon.

(Salmo de Eraclides 1,2-5.22-23-30-32)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here