Mi padre el inmigrante

 

Por

Laureano Márquez

Twitter:

@laureanomar


Hoy es el día del padre, el mío era un agricultor canario que halló en Venezuela una tierra de progreso, durante los tiempos de la posguerra civil que sufrió España. Vino con la condición de «inmigrante» a solicitud del gobierno venezolano. Su visa no se vencía nunca y tampoco su título de conducir. Fue un ejemplo de trabajo y decencia siempre, eso que llaman un buen hombre. De niño conoció la pobreza que dejó la guerra, como la que deja hoy la nuestra. Venezuela representó para mi familia pasar del tercer mundo, que era la España de la época, al primero: un país con comida, medicinas, vías de comunicación, agua potable, baño (y no retrete) y posibilidades de educación para los hijos. Venezuela es para los canarios «la octava isla». En mi casa de Maracay mi padre recibía a todos sus paisanos que llegaban a buscar una vida mejor, allí se les alimentaba y daba cobijo, mi mama les lavaba la ropa y les servía la mesa, hasta que se les encontraba trabajo,muchos se quedaron meses. Mi casa en la calle Páez este No. 30 la llamaban «el consulado de Canarias». Hoy en el día del padre, quiero felicitar a todos los padres del país que son ejemplo para sus hijos y que serán algún día -como lo es el mío para mí- remembranza de los valores que forman la personalidad. Hoy es el día del padre y en mi patria hay demasiados padres que hoy no tendrán a sus hijos a su lado, porque han sido asesinados en esta terrible guerra. A ustedes, que son también padres de la patria, en la memoria de sus hijos, mi abrazo emocionado y toda la fuerza de mi amor.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here