Ecuador internacionaliza la lucha contra la pesca ilegal alrededor de Galápagos

 

Acaban de condenar a los tripulantes de un carguero chino que fue detenido, con más de 300 toneladas de especies protegidas, que pertenece a una flota de más de 300 barcos que faenan en las proximidades del archipiélago.

La Unidad Judicial Multicompetente de Puerto Baquerizo Moreno, en la isla de San Cristóbal, que forma parte de las Islas Galápagos (Ecuador), ha condenado a cuatro años de prisión al capitán del carguero chino «Fu yuan yu leng 999», capturado el 13 de agosto a 34,5 millas náuticas (63,9 kilómetros) al este de San Cristóbal, la más oriental del archipiélago. También ha condenado a tres años de cárcel a sus ayudantes cercanos y a un año a los demás miembros de la tripulación, formada por 20 personas en total.

El tribunal ha fijado en su sentencia indemnizaciones y multas escalonadas que van desde los 127.000 hasta los dos millones de dólares.

La embarcación fue detenida con 300 toneladas de pesca, incluidas especies protegidas como tiburones martillo, catalogados en peligro de extinción en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

«Ecuador exige que se cumpla la Convención sobre el Derecho del Mar.»

Durante el juicio por delito ambiental se mostró como evidencia el volumen de la carga de pesca, que incluía más de 4.000 ejemplares de tiburón silky (especie amenazada), unas 600 de tiburón zorro pelágico (vulnerable) y 600 de tiburón martillo (en peligro). Así como más de 200 individuos de tiburón zorro ojón (vulnerable) y cuatro de la especie maku (vulnerable). Todas ellas son nativas de la Reserva marina de Galápagos y altamente migratorias y protegidas.

Debido a este último incidente, Ecuador se ha lanzado a una implacable lucha contra la presencia de pesqueros extranjeros en la proximidades de su zona económica exclusiva (ZEE) y ha apelado a la comunidad internacional para impedir casos como el del pesquero chino. En el eje de esta campaña internacional está la exigencia de cumplir, de la forma más estricta posible, la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (pdf), que establece un régimen especial de regulación más allá de las aguas territoriales o incluso la ZEE.

Reparación integral

Ecuador ya anunció a mediados de mes que iba a demandar a la empresa propietaria del barco chino por 36.800 millones de dólares por daños causados a la reserva natural marítima de Galápagos. Un daño que ha sido calculado en base al impacto a largo plazo por la pérdida de biodiversidad. Dado que, según cánones internacionales, éste puede ser valorado en varios millones por animal: la pesca de un tiburón -como el martillo hallado en las bodegas del pesquero chino- puede afectar al ecosistema y la biodiversidad hasta 20 años.

«La captura de un tiburón puede afectar al ecosistema durante las siguientes dos décadas.»

El Ejecutivo pretendía una «reparación integral», aseguró la semana pasada una portavoz del Gobierno durante la visita de un grupo de periodistas con motivo de la primera audiencia del juicio a los tripulantes del pesquero chino, un proceso encabezado por la jueza Alexandra Arroyo.

«La demanda la hace el Parque Nacional Galápagos, que depende del Ministerio de Ambiente ecuatoriano», agregó la funcionaria.

El tribunal, que tiene su sede en San Cristóbal, inició el 25 de agosto un juicio contra los 20 miembros de la tripulación.

Protestas multitudinarias

«Estamos invadidos por barcos extranjeros. La flota pesquera china está acabando con nuestra reserva. Se han decomisado más de 15.000 tiburones de esa embarcación», manifestó a Efe Yadira Ballesteros, una de la participantes en las protestas de ecuatorianos que se produjeron durante la celebración del juicio tanto dentro como fuera de San Cristóbal para «pedir justicia» para Galápagos, reserva marítima única en el mundo declarada Patrimonio de la Humanidad.

El buque chino, capturado dentro de la reserva con especies protegidas en sus bodegas, pertenece a una flota de más de 300 barcos que faenan en las proximidades de Galápagos.

«Más de 300 barcos faenan en las proximidades de las Islas Galápagos.»

La ministra del Consejo de Gobierno del Régimen Especial de Galápagos, Lorena Tapia, explicó que aunque faenan en alta mar, el daño que ocasionan es importante porque las especies «no conocen fronteras» y cruzan las líneas internacionales, por lo que la pesca masiva cerca de Galápagos afecta a la biodiversidad en las islas y de la reserva.

«La legislación ecuatoriana prescribe un delito medioambiental castigado con hasta 3 años de cárcel y la reparación del daño causado», recordó Tapia. Desde que fuera capturado, el buque se encuentra anclado a las afueras de San Cristóbal con toda la carga en su interior.

Miles de personas se manifestaron en San Cristóbal durante la celebración del juicio a los 20 tripulantes del carguero chinoMiles de personas se manifestaron en San Cristóbal durante la celebración del juicio a los 20 tripulantes del carguero chino– EFE

Tolerancia cero a la pesca ilegal

«Esta sentencia marca un precedente en materia jurídica ambiental, a nivel de país y de la región (latinoamericana)», sostuvo el ministro de Turismo de Ecuador, Tarsicio Granizo, quien remarcó que la condena a la tripulación del barco chino va en concordancia de la política de «cero tolerancia al irrespeto de nuestra soberanía y de nuestros principios más elementales como nación, pues Ecuador reconoce en su Constitución (de 2008) a la naturaleza como sujeto de derechos».

«China verificará si el buque ha estado implicado en pesca ilegal.»

El Gobierno chino, por su parte, afirmó a principios de semana que no había pruebas de que los marineros de su país condenados a prisión en Ecuador hubieran faenado ilegalmente en aguas territoriales ecuatorianas, señaló una portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Hua Chunying, en una rueda de prensa. «Sobre si el barco ha estado implicado en pesca ilegal, el Gobierno chino lo va a verificar, y en ese caso China le castigará severamente de acuerdo a sus leyes», añadió.

Hua subrayó de nuevo la oposición de Pekín a la pesca ilegal y afirmó que el Gobierno chino ha urgido a sus buques pesqueros «para que cumplan estrictamente las normas y regulaciones y eviten entrar en aguas protegidas».

«Esperamos que Ecuador respete los hechos y gestione este caso de forma justa y objetiva, y que proteja sinceramente los derechos e intereses de los pescadores chinos», concluyó la portavoz. «Aquí se ha seguido un proceso judicial normal, no ha habido violación de derecho humano alguno», ha respondido Granizo.

Fuente: abc.es

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here