Recetas isleñas con sabor venezolano

Dalia Guerra 

La Tasca Mantuana en Puerto de la Cruz fusiona elementos de ambas cocinas.

Recetas isleñas con sabor venezolano

La cocina mantuana era aquella que comían los españoles nacidos en Venezuela en la época colonial. Ahora, un local abierto recientemente en Puerto de la Cruz, y bautizado como Tasca Mantuana en honor a este tipo de gastronomía, ofrece en Tenerife recetas que fusionan los productos canarios con los sabores tradicionales venezolanos. Suyin Ibarra regenta junto a su marido este establecimiento en el que quiere mostrar a los tinerfeños «que la comida de mi país de origen es más que arepas y tequeños».

Ibarra es chef especialista en comida romana e internacional, pero al llegar a la Isla «me enamoré de la comida canaria porque me parece que el Archipiélago cuenta con un montón de ingredientes locales que se pueden explotar y están subestimados».

Bajo su punto de vista, «los canarios y los venezolanos tenemos mucha conexión y paladares muy parecidos, ese fue uno de los motivos por el que decidí fusionar las dos cocinas», aclara. El concepto se basa en «elaborar platos tradicionales agregándoles un elemento venezolano». Algo que para Ibarra cambia la receta pero mantiene su estructura y por eso puede ser reconocido.

De esta manera, en la carta de su local triunfa lo que ella denomina «casi costillas saladas», una versión de las tradicionales papas, piñas y costillas con un toque diferente. «Las costillas las termino con un golpe de horno en lugar de hervidas y las sirvo con dos mojos: uno verde y otro rojo, aunque dulce», aclara la propietaria del local.

También destacan las hamburguesas de autor elaboradas con un pan de receta propia del local. «Cuidamos mucho los productos, la carne es fresca y los vegetales tratamos que sean kilómetro cero», explica.

Para los más golosos, el postre estrella de la Tasca Mantuana es El Negro en Camisa. «Nos divertimos mucho porque tiene un nombre curioso», apunta Ibarra. Este es también un postre caraqueño típico en la época colonial que consiste en un tartillo de chocolate bañado en una crema inglesa. «Se sirve caliente y el camarero lo baña en crema ya en la mesa», indica.

El local se localiza en el número 30 del Camino San Antonio de la localidad portuense. Situado en una antigua casa tradicional de Tenerife, cuenta con un espacio muy acogedor que también está adaptado para la celebración de eventos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here