Naxos:

La afectuosa madre de las Cícladas

por

Thaleia

Naxos es la isla más grande y más fértil de las Cícladas y ocupa una posición central en el Mar Egeo. A diferencia de las otras islas de las Cícladas, caracterizadas por un paisaje árido y áspero, veranos ardientes y tierras rocosas abrasadas bajo el inclemente sol que llegan hasta el refrescante mar, Naxos es una isla verde con manantiales y aguas dulces. Píndaro, el poeta lírico griego define a Naxos como «λιπαράν» (liparán que significa fructífera).

En la mitología griega Naxos, la isla de Dionisio, es el lugar donde Teseo, el héroe, abandonó a Ariadna, la hija de Minos y Pasifae después de que ella lo ayudara a salir del laberinto. La historia de la isla es larga y comienza en los años prehistóricos, época en la que en la región de las Cícladas se desarrollara una gran civilización. Estatuas y templos antiguos son los testimonios de esa fascinante historia.

Al llegar al puerto de Naxos en barco, Portara (la Gran Puerta), el símbolo de Naxos, nos recibe. Es la única parte del templo de Apolo (siglo VI aC), que nunca tuvo su forma definitiva, ubicada allí porque es el punto que se encuentra frente a Delos, la isla sagrada y natal del dios. Muchos siglos después, piezas del templo fueron utilizadas en la construcción del Castillo de Naxos. Portara “se abre” al atardecer hacia una espectacular vista de la puesta de sol, el mar y las islas de Paros, Delos y Miconos.

En Sangkri, el templo de Demeter y su pequeño museo, entre los campos, están en el lugar correcto para la diosa de la Tierra, en un lugar que en el verano nos recuerda a una pintura de impresionismo. El templo de Dionisio en Yria es otro sitio arqueológico que podemos visitar.

En la región de Flerio, Mélanes, dos estatuas gigantes de mármol arcaicas (kouroi) – más de 6 metros – están abandonadas desde el siglo VII aC en el lugar donde los escultores trabajaron. ¿Por qué? No sabemos exactamente, tal vez sucedió algo esencial, un cambio en la situación política, un problema más práctico como una grieta irreparable en el mármol. Lo que seguramente sabemos es que caminar bajo la sombra de los árboles, en plena naturaleza, y encontrar a un hombre de mármol esperándonos durante siglos bajo los árboles es muy impresionante. El descubrimiento de la segunda estatua es más difícil, un camino ascendente que pasa junto a manadas de ovejas y entre árboles y rocas, de repente revela a un hombre de mármol acostado, abandonado, misterioso y magnífico.

El tercer kouros de la isla, el más grande (10.5 metros) nos espera cerca de Apolo, en la parte norte de la isla. ¿Es la estatua de Apolo o Dionisio? Poco importa, es un resto  impresionante del arte y la civilización de esta isla. El pueblo de Apolo, cerca del mar, es un lugar turístico donde podemos comer o tomar un café. El camino desde Naxos (el puerto y el asentamiento central) hacia Apolo ofrece la vista más panorámica de la isla. Los ojos se llenan de diferentes tonos de azul. ¡Qué libertad!

Las playas de Naxos son grandes, arenosas y las aguas cristalinas. En la parte occidental, viajando desde el norte hacia el sur encontramos: Amitis, San Georgios, San Prokopios, Santa Ana, Plaka, Orkos, Mikri Vigla, Alyko, Pyrgaki, Psili Ammos. San Prokopios Santa Ana y Plaka son playas organizadas, muy populares. Orkos y Mikri Vigla son playas adecuadas para los amantes del kite surf, el surf o el windsurf. Alyko, Pyrgaki y Psili Ammos son menos populares, sin cantinas ni sombrillas para los amantes de la naturaleza. Encontramos estas tres bahías en un ecosistema importante con cedros y espléndidas dunas.

Cerca de Alyko, encontramos las ruinas de un establecimiento hotelero que nunca se completó. Artistas del graffiti de varios países cambian gradualmente la deprimente escena del oscuro concreto y transforman el lugar en una galería abierta de verdaderas obras de arte originales.

En la parte oriental, de norte a sur, encontramos las playas: Azalas, Moutsouna, Psili Ammos y Kalantos. En Moutsouna encontramos pintorescas tabernas cerca del mar. Kalantos es una playa de arena muy tranquila, en el punto más al sur de la isla y en una bahía muy protegida del viento.

En Naxos, una semana no es suficiente para conocer toda la isla y visitar sus grandes pueblos como Aperathos, Filoti, Chalkeio, Koronos, Egares, Galini, todos pintorescos, con cafeterías, restaurantes y puntos de interés. Las distancias son largas y los paisajes muy especiales.

Por la noche, Naxos es el lugar donde todos están. Con tiendas, restaurantes, tabernas, cafeterías, heladerías y bares para todos los gustos y todas las edades, Naxos es un lugar muy animado. Las casitas blancas con las ventanas azules alrededor del castillo, las flores multicolores, los callejones llenos de gente, los aromas, todos bailan al ritmo del verano griego.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here